El presidente anunció que Pemex ha descubierto un campo petrolero de hasta 600 millones de barriles

El pozo está ubicado en Centro, Tabasco, y el área circundante está siendo explorada más a fondo. Para conmemorar a este general revolucionario, el sitio se llamará Francisco José Múgica.

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció hoy el descubrimiento de un campo petrolero con una capacidad de almacenamiento de 600 millones de barriles en Tabasco.

Esta noticia ha fortalecido el rescate del gobierno mexicano durante décadas. La estrategia nacional de la industria que siempre ha sido la columna vertebral del desarrollo. Para conmemorar a este general revolucionario, el sitio se llamará Francisco José Múgica.

“El único dueño del petróleo es el pueblo de México. Y los beneficios del petróleo siempre serán para el pueblo de México”

En su discurso, el jefe de Estado recordó el 83 aniversario de la Expropiación Petrolera, que fue un acto de nacionalización de la industria implementado en 1938 bajo la Ley de Expropiación de 1936.

Octavio Romero Oropeza, titular de Pemex, aseguró: “Este 18 de marzo, ubicados en la ranchería Acachapan y Colmena del municipio de Centro Tabasco, a sus espaldas se encuentra el pozo descubridor gigante en su administración, cuyo volumen inicial se estima entre 500 y 600 millones de barriles de petróleo”.

“Este yacimiento tiene la particularidad de encontrarse muy cerca de Valeriana y Racemosa, dos yacimientos más que agregan en conjunto entre 900 y mil 200 millones barriles de petróleo crudo equivalente”.

El funcionario aprovechó esta oportunidad para demostrar que están «explorando otros depósitos minerales en la misma área. Si tiene éxito, aumentará enormemente el potencial del área».

La última vez que México inició un campo petrolero gigante fue en 1979. En ese momento era Cantarell. Desde su descubrimiento, ha proporcionado al país 13,4 mil millones de barriles de los campos Nohoch, Chac, Akal, Kutz, Ixtoc y Sihil.

Octavio Romero concluyó que a través de esta moderada producción se logrará la promesa de restaurar el 100% de las reservas probadas, que no superará la extracción de combustibles fósiles, y no costará una nueva generación de patrimonio.