La cultura sobreviviendo a la pandemia.

Con el cierre de auditorios, museos, teatros, bibliotecas y otros espacios, el sector cultural ha mostrado su vulnerabilidad y necesita apoyos e incentivos adicionales para seguir resistiendo.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), durante 2018 las actividades relacionadas con el sector generaron un equivalente a 1395.000 669 puestos de trabajo.

Además, durante el mismo período, generó aproximadamente 7,012 millones 132 millones de pesos, aportando 3.2% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, por lo que es muy importante para la economía de México en general.

Sin embargo, la cancelación de muchas actividades ha provocado que muchos trabajadores y artistas culturales pierdan su fuente de ingresos, la mayoría de los cuales han recibido salarios relativamente bajos e inestables.

Luego de conocer lo siguiente, el panorama se tornó más desolador en lugar de que el gobierno federal brindara la opción de desarrollar políticas públicas que beneficien a la cultura. El presidente Andrés Manuel López Obrado en 2020 El decreto de austeridad se emitió el 23 de abril, y la operación presupuestaria del gobierno federal. las instituciones culturales se redujo en un 75%.

“Sí ha habido apoyos, por ejemplo, la alcaldía Cuauhtémoc (Ciudad de México) hizo un esfuerzo grandísimo, la Secretaría de Cultura federal lanzó varias convocatorias para artistas, lo que sucede es que los esfuerzos no tienen nada que ver con el tamaño del problema”, asegura Samuel Sosa.

El presidente dijo que toda la cadena de producción de arte debe encontrar otras fuentes de ingresos, desde la carpintería hasta la venta de alimentos. O utilice una estrategia de unidad para unir, realizar proyectos y minimizar el riesgo de pérdida.

«Si no abrimos los museos vamos a morir» A diferencia del Museo Federal, los recintos privados no cuentan con ningún apoyo financiero proporcionado por el estado. La mayoría de los votos se atribuyen a donaciones o entradas, y más del 80% de ellos dependen de la taquilla y de los ingresos del alquiler.