Debut y Despedida (El malandro de Lozano)

Voy a cantarles la historia de un vocero…
Una noche de debut y despedida el paso de Javier Lozano Alarcón en la Coparmex, casi tan expedito como Pedro Lascurain durante la Decena Trágica en México, solo que esta vez la tragedia envolvió a su protagonista.


En medio de una andanada con tufo golpista la Confederación Patronal incorporaba a sus filas al otrora defensor del Estado de Derecho, específicamente, del derecho de los trabajadores por medio de una vocería especial. Este tragicómico nombramiento lo anunció así Gustavo de Hoyos Walther, presidente Nacional de la Coparmex «Las decisiones del gobierno mexicano están comprometiendo la vigencia de las instituciones democráticas y republicanas. El debate es fundamental para evitar retrocesos” y antes de que este retrocediera en su decisión, el ex vocero del ex candidato Presidencial del PRI (partido al que antes había dicho voluntariamente Next) Javier Lozano muy apresurado escribió: «Puedes estar seguro de que estaré en la primera línea para defender, con todo, nuestro régimen democrático, de libertades y el Estado de Derecho. Un saludo a toda la comunidad Coparmex. Es un honor ser parte de la misma”, añadió el también titular de la Secretaría del Trabajo durante el sexenio de Felipe «Borolas» Calderón.

Pero una voz les susurraba al odio: «Debo aclarar que no es la vida mía, que cualquier coincidencia es pura fantasía…» esta estrofa, que va en trozos para que no sean reclamados derechos de autor a su escribano, parecía adelantar lo que vendría luego de que la Confederación Patronal perdía (por el desaseado nombramiento) la vigencia de su democracia y representación interna debido a la imposición del malandro Lozano.

Un malandro -o antisocial- como Javier Lozano, según Wikipedia es un sujeto que «quiere destruir los valores y estructuras de la sociedad, generalmente porque antepone a ellos su ansia de poder y de «respeto», palabra esta última que dentro de los códigos restringidos de la delincuencia tiene significados como subordinación incondicional o terror». Pero esta vez le salió el tiro (tan rápido) por la culata.

Le aplicaron el quédate en casa y sigue la canción… «Hasta el final de la canción como si nada, piensa que a tu lado hay un control, que puede malinterpretar ciertas miradas…» sí, Lozano fue invitado de ocasión, y todo quedó en una malinterpratcación, que siempre no se había dicho, lo que se quería decir. Que el malandro Lozano, solo sería voluntario de la Coparmex.

Voy a contar la historia de un cantante «Y le cantó sin que nadie supiera su propia decepción, su larga espera»… y como un contrato que se archiva Javier Lozano Alarcón según su efímera biografía de Twitter vivió sus 10 horas de fama y las terminó con una noche de debut y despedida. Y finaliza esta bochornosa y tragicómica historia «Soy como un contrato que se archiva Una noche de debut y despedida…