La melancolía de Messi en París, lejos de casa

Fecha de la última modificación

Cartas desde Barcelona

Mientras resuenan en las paredes del Camp Nou las proclamas de Joan Laporta afirmando que Dembélé «es mejor que Mbappé” y se reparten culpas y responsabilidades por elegir a Ousmane por encima de Kylian en el verano de 2017, Lionel Messi dio a entender el martes en el Parque de los Príncipes que la melancolía puede ser una de las peores frustraciones en el futbol profesional.

El Paris Saint-Germain derrotó el martes al Real Madrid en el Parque de los Príncipes y lo hizo catapultado por la magnificencia de un Mbappé indiscutible e inabordable mientras Messi, esperado a la hora de la verdad, completó un partido muy alejado de lo esperado.

Nunca se escondió en el campo pero a pesar de su papel incrustado en el centro del campo, no alcanzó a mostrar el repertorio que siempre, o casi siempre, ofreció en el Barça. Fallar un penalti fue apenas la guinda de un desasosiego que le acompaña en París y que enciende, o confirma, las dudas que despierta su presencia en un equipo donde no es el dueño que siempre fue.

Camino de los 35 años y a punto de cumplir 800 partidos oficiales repartidos entre Barcelona y PSG, el astro argentino se sabe en la recta final de una carrera monumental y plagada de títulos a todos los niveles, coronada en el plano personal con el séptimo Balón de Oro que celebró recientemente y que tiene en el Mundial de Catar a la guinda deseada, una obsesión cargada de responsabilidad y que a veces parece dejar en un plano secundario cualquier otro reto deportivo.

la redacción

Compartir