Las veces que ha cambiado el reglamento de Formula 1 y cómo perjudicó al equipo dominante

Fecha de la última modificación

La Fórmula 1 está en constante evolución.

tanto los equipos como los proveedores de motores y de llantas están en la búsqueda de hacer autos más rápidos, de aprovechar mejor la tecnología e incluso de encontrar la forma de reducir los costos, por lo que los cambios en las reglas también son habituales y ocurren en cada temporada, a veces incluso de un Gran Premio al siguiente para prohibir algún componente.

Sin embargo, las grandes transformaciones ocurren casi cada década, para intentar volver más competitiva la F1 o adaptarse a los avances, como sucedió en 2014 con el comienzo de la era híbrida que significó el fin de la hegemonía de Red Bull y el arranque de la época de Mercedes. Esto podría pasar en la temporada 2022, con una notable modificación en las reglas, sobre todo en el aspecto de la aerodinámica, que provocará un nuevo diseño de los carros.

Si se toman en cuenta los antecedentes, el nuevo año podría significar que las flechas plateadas sean alcanzadas y su racha de ocho títulos de constructores esté en riesgo; no obstante, ya desde 2021, el piloto holandés Max Verstappen se coronó a bordo de un Red Bull, por lo que no necesitó la aplicación del nuevo reglamento para anticipar una nueva etapa, aunque ahora la historia estará a su favor.

1954-1960

Tras su nacimiento en 1950, la Fórmula 1 cambió a los motores de 2.5 litros para 1954 y mantuvo el mismo reglamento hasta 1960. Después de dos conquistas del italiano Alberto Ascari (Ferrari) en 1952 y 1953, en esta época dominó el argentino Juan Manuel Fangio, quien ganó cuatro trofeos consecutivos, aunque con distintas marcas (Maserati, Mercedes y Ferrari), luego el británico Mike Hawthorn se coronó en 1958 con la Scuderia, mientras que, en esa campaña, Vanwall se llevó el primer campeonato de constructores en la historia.

Los últimos dos años de este periodo los dominó el australiano Jack Brabham y Cooper, que fueron bicampeones en ambas instancias.

1961-1965

La llegada de las unidades de potencia de 1.5 litros terminó con esa racha de Cooper, para dar paso a un Ferrari preparado para estas modificaciones que limitaban la velocidad, aunque sólo lo hizo por un año, con el estadounidense Phill Hill y su primer título en la máxima categoría; no obstante, después se impusieron los británicos Graham Hill (BRM) en 1962, Jim Clark (Lotus) en dos ocasiones y John Surtees en un monoplaza rojo en 1964.

1966-1986

La F1 enfrentó una nueva revolución que permitió los motores de tres litros, lo que aumentó su capacidad al doble, respecto a las campañas anteriores, mientras que los vehículos avanzaron en cuanto a los diseños, para llevar al serial al establecimiento como el número uno a nivel mundial.

Esto marcó el inicio de un pequeño control por parte del australiano Jack Brabham con su propio auto, que se coronó ese año y al año siguiente, aunque manejado por su compañero, el neozelandés Denny Hulme; sin embargo, a largo plazo esas dos décadas vieron seis títulos de Ferrari, cinco de Lotus, tres de Williams y de McLaren, respectivamente.

A nivel de pilotos fue la época del británico Jackie Stewart y del austriaco Niki Lauda, con tres cetros para cada uno, mientras que los brasileños Emerson Fittipaldi y Nelson Piquet y el francés Alain Prost subieron a lo más alto en dos ocasiones, para contribuir a llevar al Gran Circo al siguiente nivel.

1987-1988

La racha de Prost se interrumpió con la llegada de los motores de aspiración natural y la promesa que las plantas de poder turbocargadas serían prohibidas para 1989, por lo que al tener estos dos tipos de unidades de potencia aumentó la competencia e incluso hubo campeonatos especiales para quienes usaron la nueva tecnología.

El trono lo ocuparon Piquet y Williams en 1987, mientras que, para la siguiente temporada, sin grandes modificaciones más allá de la desaparición de las dos tablas extra, los campeones fueron otro brasileño, Ayrton Senna y la escudería McLaren.

1989-1994

Con la prohibición oficial de los motores turbocargados, hubo una inclusión masiva en 1989, con 39 autos listos para competir y hasta 20 escuadras en la máxima categoría; sin embargo, en términos de resultados, a pesar del gran salto, no hubo novedad porque McLaren ligó tres coronas de constructores y de pilotos (la primera con Prost y dos con Senna).

Después vendría el control por parte de Williams, con tres triunfos a nivel de equipo y dos de conductores (el inglés Nigel Mansell y Prost), aunque para 1994 el alemán Michael Schumacher fue capaz de romper esa hegemonía con el monoplaza de Benetton, una situación que recuerda a lo sucedido en 2021.

1995-2004

Después de un gran cambio de reglas, el chasis del carro varió por completo para transformar, por ejemplo, el tamaño de las alas delanteras y traseras para reducir la carga aerodinámica y que tuvieran mayor elevación, en especial en la parte del cockpit para evitar graves consecuencias, además que los motores ahora tendrían una capacidad de tres litros y no de 3.5, para reducir la potencia.

Sin embargo, pese a esta gran metamorfosis, el monarca de 1995 fue el mismo, Schumacher, aunque esta vez Benetton (con un motor distinto) sí alcanzó la posición más alta. Para los siguientes años el dominio volvió a ser de Williams (con Hill en 1996 y el canadiense Jacques Villeneuve en 1997), McLaren (el finlandés Mika Häkkinen en 1998 y 1999) y luego comenzó la era de Ferrari, con títulos de constructores de 1999 a 2004 y de pilotos, con Schumacher de 2000 a 2004.

2005-2013

La hegemonía de Ferrari se terminó con la llegada de un conjunto de nuevas reglas para 2005, por ejemplo, la imposibilidad de cambiar de llantas en pits durante la carrera, además de modificar el tamaño y la colocación de las alas delanteras y traseras y elevar la nariz, para reducir la carga aerodinámica; fue también la última temporada de las unidades de potencia V10 de 3.0 litros.

Esto significó que el español Fernando Alonso y Renault asumieran el mando las dos primeras campañas con la nueva legislación, después el finlandés Kimi Räikkönen (Ferrari) y los británicos Lewis Hamilton (McLaren) y Jenson Button (Brawn) se coronaron, al lado de sus respectivos equipos, con la excepción de la Scuderia, que logró hacerlo también en 2008, a pesar del título del inglés con el auto de Woking.

A partir de 2010 comenzó la época de Red Bull, con cuatro trofeos consecutivos para el alemán Sebastian Vettel y su escudería, un monopolio que no se veía en F1 desde el de Ferrari a principios del siglo XXI.

2014-2021

El inicio de la era híbrida en la Fórmula 1 había sido la última gran revolución antes de la que vendrá para 2022. El foco se colocó en las plantas de poder, que volvieron a ser turbocargadas por primera vez desde 1988, ahora V6 de 1.6 litros y se dividieron en seis componentes, incluido el de energía kinésica y el de control electrónico; además, las narices se bajaron para colocarse a sólo 185 milímetros (7.3 pulgadas) del suelo.

Esto trajo como consecuencia el dominio total de Mercedes que de 2014 a 2021 ha ganado de forma ininterrumpida el campeonato de constructores y que se llevó el título de pilotos en seis ocasiones con Hamilton y en una con el alemán Nico Rosberg, antes que Verstappen frenara la racha con su Red Bull hace apenas unas semanas.

la redacción

Compartir