México visitará a Jamaica esperando un escenario diferente al que vivieron los seleccionados hace 25 años.

Claudio Suárez y Gabriel de Anda recuerdan aquel partido de 1997, donde sintieron la presión de los aficionados jamaiquinos en todo momento.

Una nueva edición de la Selección Mexicana contra Jamaica dentro de unas eliminatorias mundialistas se vivirá este jueves y se espera transcurra con tranquilidad, no como los pasajes que han tenido que soportar seleccionados mexicanos como visitantes ante ese conjunto, entre los que resaltó el acontecido hace 25 años en el que los jugadores tuvieron que aguantar el ser amedrentados por los seguidores y un peculiar olor a hierba durante el cotejo, que fue rumbo a la Copa del Mundo Francia 1998.

Una época diferente es la que se vive en la actualidad rumbo a la Catar 2022 , en aquel entonces los aficionados a los llamados “Reggae Boyz” tuvieron su fiesta y buscaron inquietar al Tricolor, escenario que ahora puede ser distinto en medio de la pandemia que se vive en el mundo por el COVID-19.

El portero de Jamaica, Amal Knight, confesó que para el cotejo de este jueves se había pedido al Gobierno de ese país abriera las puertas del estadio a los seguidores, porque para ellos el aliento de los aficionados es relevante en todos los partidos, pero fue denegada la solicitud.

Hace 25 años, precisamente esa presión de los seguidores la sintieron los seleccionados mexicanos que enfrentaron a Jamaica en Kingston desde su llegada.

El exdefensa Claudio Suárez fue uno de los que estuvo en aquella ocasión, recordó que el plantel llegó al Estadio Nacional en un par de camionetas y desde ahí los seguidores se hicieron sentir.

“Los jamaiquinos de buen ambiente, hasta eso, pero me acuerdo que nos llevaban en dos camionetas, no íbamos en autobús, obvio había vigilancia, pero no la adecuada y los aficionados se acercaban y nos hacían señas de que nos iban a cortar el cuello, entonces empezaban a mover la camioneta y nosotros sólo pensábamos en que ojalá no fueran tan agresivos, pero no pasó a mayores”, indicó a ESPN Digital.

Claudio Suárez recordó que después de ello, se dio algo sorpresivo para ellos, porque al descender de los vehículos percibieron de manera inmediata un olor a hierba.

“Ya cuando empezamos a bajar al vestidor, empezamos a percibir ese olor a la hierba, a marihuana, yo nunca la he consumido, pero olía en todo momento, incluso en el juego, siempre estuvimos con ese olor medio fuerte y el buen ambiente de los jamaiquinos.

“Ellos traían su fiesta y cuando empatamos 0-0 hasta festejaron, nosotros ya nada más nos quedamos viendo unos a otros, la verdad un poco insatisfechos por el empate porque a México siempre le exige ganar al ser el mejor del área, pero de alguna forma quedamos todos contentos, y más ellos que al final calificaron a Francia 98”, añadió.

El ex defensa dijo que la Selección Mexicanaestaba acostumbrada a vivir todo tipo de situaciones como visitantes dentro del área de Concacaf, porque, por ejemplo, en Honduras y El Salvador también era complicado ya que los seguidores siempre son un aliento para el equipo local.