Colocación de la réplica de la milagrosa imagen del Señor del Nicho

«Petición de Monseñor Francisco González, Obispo de Cuautitlán Izcalli y la Comisión solemne de fiestas en honor al Cristo Crucificado, bajo la advocación de Nuestro Señor del Nicho».

El 5 de septiembre de 2018, una figura del Señor del Nicho arribó a Tepotzotlán. La figura pesa 16 toneladas aproximadamente, mide 15 metros de alto y 5 de ancho y fue hecho de bronce.

Los ánimos que levantó la imagen de un Cristo crucificado gigante, posada, expuesta ante la catedral jesuita del Pueblo Mágico de Tepotzotlán, se notaban esa tarde como si fuera una segunda evangelización.



Un contingente se aprecia eufórico frente un trailer con el monumento encima que apenas camina. La pose perfecta para una fotografía de milagro. El tumulto podía agradecerle a la asociación «Centro Cultural Señor del Nicho», reporta hoyestado.com.

El presidente municipal, un católico ejemplar, no pudo esperar a comprar los boletos de primera fila en reventa y decidió esperar la llegada divina de la figura de bronce aún en horario de trabajo.

Sin embargo, no todas las miradas se enfocaron en el milagro. Su colocación, programada para el 9 de septiembre del año pasado coincidente con la celebración del Señor del Nicho, tuvo que esperar.

Se reunieron más de 7 mil firmas en change.org para evitar un ecocidio.

Diferentes asociaciones, movimientos y actores sociales se opusieron con diversos argumentos. Ecocidio, corrupción, opacidad. La falta de transparencia y el evidente conflicto de intereses entre la administración de Ángel Zuppa Núñez y la asociación civil encargada de este monumento se sumaron al reclamo social.

La población nunca fue informada, se hizo de su conocimiento hasta la llegada de la figura a la avenida principal, presume el diario El Universal. Hasta ese momento, el proyecto de su colocación tenía un 50% de avance.

La Procuraduría Federal de Protección Ambiental (PROFEPA) clausuró la obra el 23 de septiembre, según reportan algunas de las redes que protegen el Parque Estatal Sierra de Tepotzotlán. El empedrado, omitido en las declaraciones del presidente municipal debido a la controversia y los señalamientos viales eran parte del proyecto que aseguraba en palabras del edil que ningún árbol sería derribado.


“Ningún derribo de árbol, un árbol no se ha tirado, se abrió la brecha para que puedan llegar automóviles a visitar al Cristo hasta cierto límite, ya después de ahí es la cima, se tendrá que hacer a pie”.

Ángel Zuppa Núñez

El costo del Sendero del Señor del Nicho sería de unos cuatro millones de pesos, aportados por asociaciones civiles, ejidatarios y la Iglesia Católica, en tanto que el gobierno municipal apoyaría solamente con los trámites, mencionó el cuatro veces presidente municipal de Tepotzotlán, Ángel Zuppa.

¿Quién pagó una figura religiosa para promover el turismo en Tepotzotlán?

La PROFEPA constató el cambio de uso de suelo en el Cerro de Las Tres Cabezas, en una longitud aproximada de 500 metros por 5 metros de ancho. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) la zona corresponde a vegetación arbustiva de bosque de encino.

El terreno ejidal donado «para la colocación de una réplica de la milagrosa imagen del Señor del Nicho» tuvo que ser clausurado con sellos de la PROFEPA porque no contaba con estudios de impacto ambiental.

No obstante, ni los problemas ambientales que causaría, ni la opacidad con la que se ha gestado el proyecto y las faltas administrativas que involucran al Ayuntamiento, serían obstáculo para echar a la basura un gran negocio.

Los planos del proyecto costaron 750 mil pesos

El Ejido de Tepotzotlán respondió una petición del presidente municipal. A través de Pascual Fernando Godínez Gódinez, Juventino Lozano Vargas e Irene Carbajal Jiménez contestaron a la «Petición de apoyo» con fecha del 10 de junio del 2017, donde se solicita a la asamblea ejidal «la donación de un espacio de terreno en la punta del cerro de tres cabezas y su accesos…» «para la colocación de una réplica de la milagrosa imagen del Señor del Nicho».

La «Petición de Monseñor Francisco González Ramos, Obispo de la Diocesis de Cuautitlán Izcalli y la Comisión solemne de fiestas en honor al Cristo Crucificado, bajo la advocación de Nuestro Señor del Nicho» fue respondida con 79 votos a favor 0 en contra y 0 abstenciones para así darle «a los fieles… un atractivo más, que sería comparado con El Cerro del Cubilete en Silao, Guanajuato».

El 24 de junio de 2017 a las 10 horas se llevó a cabo la asamblea donde se donó el lugar en el que se instalaría la figura gigante. ¿Por qué donaron esta parte del ejido? ¿qué beneficio y quiénes se beneficiarían de esto? ¿Qué católico pondría un monumento gigante con la imagen de Cristo crucificado?

En ninguna otra parte del mundo se exhibe una pieza de esas proporciones con la figura de Jesús crucificado. Queda la interrogante si en verdad es un monumento o solo un negocio al amparo de las autoridades.

Leonardo Gálvez

Compartir