Niño de 2 años fue encontrado solo luego de que sus padres murieran en la matanza de Chicago

La comunidad de Highland Park ha quedado impactada por el suceso violento

La madre y el padre de un niño de 2 años que fue encontrado abandonado y cubierto de sangre están entre las siete víctimas de un tiroteo masivo cerca de la ciudad de Chicago, Estados Unidos.

Irina McCarthy, de 35 años, y Kevin McCarthy, de 37, murieron acribillados después de que un francotirador abriera fuego desde el techo de un edificio contra los espectadores de un desfile del 4 de julio (Día de la Independencia de EE.UU.) en la localidad de Highland Park.

Su hijo Aiden salió ileso y está siendo cuidado por sus abuelos.

Parientes y amigos han estado rindiendo tributo a la pareja McCarthy y a las otras víctimas del ataque.

Según el diario The New York Times, Aiden fue encontrado por Lauren Silva cubierto de sangre debajo de un hombre moribundo.

Mientras su novio intentaba desesperadamente aplicar los primeros auxilios, Silva abrazó al niño que contínuamente preguntaba por sus padres.

Otros medios destacan que varias personas asistieron al menor.

«Tomamos al pequeño, lo alcé en mis brazos», dijo Greg Ring, que describió la escena del ataque como una «carnicería».

Se creó una cuenta en el sitio de recaudación de fondos GoFundMe para asistir a Aiden que en poco más de 12 horas acumuló casi US$2 millones.

El fondo, que dice estar administrado por amigos de la familia, explica que el dinero recaudado será utilizado para ayudar a «los cuidadores que estarán encargados de criar, cuidar y apoyar a Aiden».

El fallecido padre de Aiden, Kevin, fue recordado como un «empleado ejemplar» por su jefe Joe Nolan, de la empresa Jaguar Gene Therapy.

«Por fuera del trabajo era un padre orgulloso y un esposo dedicado que adoraba a su familia. Lo extrañaremos inmensamente», añadió Nolan.

La madre, Irina, había nacido en Rusia, pero se había instalado en Chicago con su familia. Su padre le comentó al diario Chicago Sun que ella asistió a la Universidad DePaul en esa ciudad, antes de trabajar en la industria farmacéutica.

Era hija única y su padre, Michael Levberg, la llamó «el amor de mi vida».

Añadió que los McCarthy «estaban locos por su hijo» y que planeaban tener una segunda criatura en el futuro cercano.

Fuente: bbc News.

la redacción

Compartir