La boda del Che Guevara en Tepotzotán

Eran las doce del medio día del 18 de Agosto de 1955 en Tepotzotlán, Estado de México. El destino habría de querer que este día llegara, con ayuda del colega de Ernesto aquién conoció en el Hospital general Alberto Martínez Lozano, nativo de Tepotzotlán y el primer médico en el pueblo, vencería los obstáculos burocráticos que eran propios de extranjeros.

El primer matrimonio de Ernesto Guevara de la Serna (previa solicitud en el registro civil, que data del día trece) se formalizaria tras conocer la noticia del embarazo de su aún novia, la peruana Hilda Gadea.

Antes de salir aquel día a la boda civil decidieron que, Fidel Castro, debía de quedarse para no correr riesgo, y así lo hicieron, la vida desde la clandestinidad no lo permite.

En Tepotzotlan ya aguardaba a los contrayentes el presidente municipal y oficial del Registro Civil Angel Peza Puga quiénes llegaron acompañados a la ceremonia de sus testigos la venezolana Lucila Velázquez, y los cubanos Jesús Montané y Raúl Castro, que por razónes de seguridad no firmó como testigo.

Se pueden leer los datos del acta que tiempo después por la importancia que revestiria el acontecimiento, sería robada y de vuelta anónimamente: De ocupación médico, nacionalidad Argentina y 27 años de edad, al igual que ocupación casa, nacionalidad Peruana y 30 años de edad para los contrayentes.

De este atestado, la foto del contrayente define el momento del encuentro nupcial, que bien podría significar el fin de una época en la vida de Guevara, y quizá la última con esa apariencia, antes de sarpar en el Granma con Fidel Castro a la isla de Cuba para iniciar la revolución, que terminaría con la dictadura de Fulgencio Batista.

Pronto vendrían las explicaciones a los padres de Hilda por no ser invitados a la boda y su exigencia de realizarla boda eclesiástica. Ernesto habría de responderles que la postura política que ambos compartian: no lo permitía.

En Tepotzotlán, se casó el que sería después el «Che Guevara», el aquí se puede ver (en la foto de la esquina inferior derecha del acta) es un personaje que contrasta con las fotos que se tomaron después de su casamiento. Es un Ernesto Guevara con saco, corbata, el cabello alienado y sin barba. Ese fue el «Che» que antes de convertirse en guerrilero pisó el centro de Tepotzotlán para unirse en matrimonio por el régimen de sociedad conyugal con la activista que defendió el gobierno de Jacobo Arbenz (Hilda )

El célebre enlace tuvo como consecuencia el nacimiento de la primer y única hija del matrimonio: Hilda.
El fin de su matrimonio llegaría poco tiempo después con el comandante Guevara en Cuba. Sería ya un «Che» con el pelo largo, con la boina legendaria de la estrella roja en la cabeza, botas, el uniforme verde olivo y el triunfo de la Revolución en la bolsa. Lejos quedaría la imagen del contrayente que aparece en la foto del acta y que piso Tepotzotlán en un periodo de su vida donde dejaria la aventura, para desprenderse de su vida familiar, y cambiar al mundo.

Este suceso, hay que registrarlo diciendo que en Tepotzotlán se caso el guerrillero que propuso el socialismo y el hombre nuevo, y que forjó un mundo para que los hechos y las palabras se reconocieran, y que vivió siempre con la frase que marcó su vida: «La mejor manera de decir, es hacer» Y que haciendo la revolución el «Che» como lo dijo Eduardo Galeano habría de nacer dos veces.

Compartir