¿Por qué si ya llegó la vacuna no la están aplicando en varios municipios del Estado de México?

En el Estado de México, el 28 de marzo se recibieron 644,570 dosis de vacunas contra el COVID-19 para 71 municipios.

Hasta hoy se han vacunado a más de 7 millones de personas. Del total, 619 mil 697 trabajadores de la salud y 17 mil 626 personal educativo han recibido las dos dosis contra el coronavirus Covid-19. Hablando de primeras dosis en adultos mayores, la cifra llega a los 5 millones 145 mil 235.

Naucalpan de Juárez, Tlalnepantla de Baz, Cuautitlán Izcalli, Atizapán de Zaragoza, Tultitlán, Nicolás Romero, Ixtapaluca, Tecámac, Valle de Chalco, La Paz, Zumpango, Chicoloapan, Cuautitlán y Acolman ya coordinaron y están empezando a vacunar en cualquiera de los 41 centros que ya se establecieron

¿Qué pasa en los demás municipios que ya tienen la vacuna? ¿Por qué no se está aplicando?

La explicación es la incapacidad para resolver los problemas, el enorme contraste entre una autoridad que está preocupada por su población y el Gobierno en el Estado de México, un bastión de la antigua política que necesita tiempo para ver cómo sacar tajada.

Entonces, la negociación, la gestión, el cuidado y todos los detalles que implica tener la vacuna rápido, sobre todo en este momento. El Estado de México está en semáforo naranja y la ausencia del Gobierno Estatal en todo sentido parece que los tomó por sorpresa. Una tercera ola amenaza a la gente y los más vulnerables son las personas que se tienen que vacuna. La ineficiencia del Alfredo del Maza los va a hacer guardar la vacuna 8 días más.

¿Qué acaso no hay prisa?

Al parecer, la mala organización dentro del mismo Gobierno del Estado de México está privando a miles de personas de la tercera edad de recibir esta vacuna porque no supo hacer su trabajo. La mala administración resultó en falta de personal para la aplicación de las dosis y falta de transporte para llevar las vacunas hasta los centros de vacunación.

Es increíble la indolencia y la ambición de algunos políticos y funcionarios que anteponen sus intereses en lugar del bien común. Más de 2 millones de casos acumulados tendría que ser el primer aspecto a considerar en cualquier decisión que se tome en torno a esto. Por no prever ahora habrá que gastar más y como siempre los contribuyentes son los que pagan.

Leonardo Gálvez

Compartir