Fuerte terremoto deja daños en edificios incluyendo la Atalaya de Bantay en Filipinas

Se reportaron al menos cuatro personas muertas

Este miércoles se reportaron al menos cuatro personas muertas luego de haberse registrado un terremoto de magnitud 7.1, que tuvo lugar al noroeste de la isla de Luzón, al norte de Filipinas, según autoridades, quienes informaron sobre 16 personas heridas.

En compañía del presidente Ferdinand Marcos Jr., el ministro de Interior filipino, Benhur Abalos, dió a conocer el lamentable deceso de dos personas en la provincia de Benguet, una de Abra y otra de La Montaña.

El movimiento sísmico provocó afectaciones al menos en 15 ciudades y graves daños al menos en 179 edificios, incluyendo en la Atalaya de Bantay en Vigan, tres puentes y 29 carreteras.

«Por la magnitud del terremoto estamos hablando de un gran terremoto y podríamos esperar daños significativos», comentó el ministro.

El primer fallecimiento se dió en La Trinidad, provincia de Benguet, de un trabajador de la construcción de 25 años de edad, que falleció al colapsar el edificio de tres pisos donde trabajaba, según la policía.

Mientras que en Dolores se percibió con tal fuerza que las ventanas de un supermercado se rompieron, por lo que la gente salió despavorida del lugar, comentó para Afp el mayor policial Edwin Sergio.

«El sismo fue muy fuerte», dijo, y añadió que el sismo provocó grietas en la estación de policía.

De acuerdo con el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que reportó el movimiento telúrico en todo el mundo, indicó que el sismo tuvo lugar a 10 kilómetros de profundidad y a 12 kilómetros al este de Dolores, que cuenta con 32.500 habitantes.

Fuente: Hoy Estado.

la redacción

Compartir