Radical, la opinión de Óscar Sánchez, «Patitas pa’ qué las quiero»